YouTube Vanced era una de las aplicaciones más conocidas y usadas por usuarios de dispositivos Android que buscaban «vitaminar» el servicio de vídeos en streaming. Y lo digo en pasado, era, porque sus desarrolladores han comunicado a través de su cuenta de Twitter que la app ha sido descontinuada.

Para los que no conozcan YouTube Vanced, se trata de una aplicación que permitía acceder a las funciones de YouTube Premium sin pagar ni un céntimo: sin anuncios o reproducción de vídeo/música en segundo plano o con la pantalla del smartphone bloqueada para usarlo como «podcast» o que no se consuma tanta batería.

Crónica de una muerte anunciada

YouTube Premium es un servicio que, por un lado, vuelve más cómodo el visionado de vídeos al restringir la publicidad y añadir otras características y, por otro lado, proporcionar una plataforma de música en streaming, YouTube Music, que rivaliza directamente con Spotify. Este tándem tan llamativo tiene un precio de 11,99 euros al mes.

Para los que no están dispuestos a pagar, existía YouTube Vanced). Esta aplicación alternativa a la oficial desbloqueaba estas funciones (excepto el servicio de música en sí) y añadía otras, como un tema AMOLED puro para smartphones con este tipo de pantalla para ser más amigable con el consumo energético, a coste cero.

Si bien YouTube Vanced no incluía el gestor de descargas de YouTube Premium, con lo que podría evitar que la tildaran de piratería, Google ha pedido a los creadores de la aplicación que cesen su desarrollo. A pesar de esto, YouTube Vanced seguirá funcionando, calculan los desarrolladores, alrededor de dos años más. O hasta que Google introduzca un cambio en YouTube que impida que funcione con normalidad, algo que es bastante probable.

¿Existe alguna alternativa a YouTube Vanced? Sin ánimo de alentar la piratería, existe NewPipe, otra app para Android que promete proporcionar una experiencia ligera con funciones muy interesantes como el bloqueo de anuncios, gestor de descargas que permite elegir entre descargar el vídeo entero, solo el audio y en diferentes calidades; más privacidad al impedir APIs propietarias de Google y que se envíe más información de la necesaria; y reproductor en ventana emergente o en segundo plano.