Los 17,99 euros mensuales que Netflix quiere que los usuarios paguen para ver cuatro reproducciones simultáneas y calidad Ultra HD pican. Mucho. Sobre todo cuando Disney+ te ofrece lo mismo por 8,99 euros al mes (89,90 euros al año para ahorrar un poco y pagar 10 meses en lugar de 12), o HBO Max y su imbatible oferta de lanzamiento de 4,49 euros al mes para siempre (hasta que llegue el nuevo servicio tras la fusión con Discovery+, es decir, en unos meses).

Las subidas de precio recurrentes tampoco ayudan. Una de las más recientes, y que se espera con temor en el resto de Europa, afectó a Irlanda hace unos meses, donde la modalidad Premium ya supera los 20 euros. 20,99 euros para ser más exactos. Una barrera psicológica importante, y más cuando Netflix no quiere que se compartan cuentas con usuarios que no pertenecen a la unidad familiar.

Una de las últimas estrategias que la compañía ha estado probando para evitar seguir cayendo en bolsa y perder más usuarios es la de ofrecer un nuevo plan de suscripción más económico, más barato que el básico. El truco está en que incluirá anuncios y no todo el contenido estará disponible. Este plan llegará a España el 10 de noviembre.

Un plan con anuncios en el que se ahorra poco y se pierde contenido

El próximo mes de noviembre llega el nuevo plan económico de Netflix a varios países:

  • 1 de noviembre: Canadá y México
  • 3 de noviembre: Alemania, Australia, Brasil, Corea, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reunido Unido
  • 10 de noviembre: España

Ya se conocen todos los detalles acerca de esta modalidad en España. Con un precio de 5,49 euros al mes, el usuario podrá ver solo una pantalla a la vez en calidad HD 720p, sin la posibilidad de descargar contenido para verlo sin conexión, con limitaciones de catálogo y anuncios cada cierto tiempo.

Si hay algo que se aborrece de la televisión tradicional son los largos espacios publicitarios, aunque parece que a Netflix no parece importarle: se mostrarán unos cuatro a cinco minutos de anuncios por cada hora de reproducción, y estos pueden mostrarse tanto al comienzo como a mitad de una serie o película. La duración de cada anuncio será de unos 20 segundos.

Teniendo en cuenta que el plan Básico cuesta 7,99 euros al mes (a no ser que en unos meses suban el precio para que haya una mayor brecha entre tarifas), cuesta decantarse por la modalidad con anuncios cuando tiene tantas pegas.

¿Para quién está pensado el nuevo plan Básico con anuncios?: usuarios que consumen contenido principalmente en dispositivos móviles, como smartphones y tabletas, ya que en el tamaño de estas pantallas no se nota tanto la pobre calidad 720p; que consumen principalmente la programación original de Netflix, pues es la que se espera que no tenga restricciones, y que tampoco tiene mucho tiempo para consumir series y películas, pero de vez en cuando quiere ver algún episodio mientras va en el transporte público o los ratos muertos.

Vía | Xataka