Autor: Jesús Quesada (Página 2 de 2)

Las tabletas Android cobran sentido con Android 12L, el sistema optimizado para pantallas grandes y plegables

Piensa en una tableta. ¿Ya? No me lo digas, es un iPad. No, no soy adivino, es que la propuesta de Apple se ha convertido en sinónimo del término y suele ser la primera que se pasa por la cabeza al hablar sobre estos dispositivos. Y es culpa de la compañía —en el buen sentido— por proporcionar un dispositivo con un catálogo de aplicaciones adaptadas a pantallas grandes que quita el aliento.

Seguir leyendo

El nuevo iPhone SE (2022) se actualiza con chip A15 Bionic y 5G, pero se olvida de cambiar de traje: su diseño sigue siendo de 2014

Hay una petición que acompaña a los productos de Apple desde hace años: que cuándo lanzarán una versión de X dispositivo más barata para usuarios con bolsillos ajustados. Y la respuesta suele ser siempre la misma: nunca. A excepción, si se puede considerar barato, del iPhone SE, el que es el smartphone más accesible del catálogo de la compañía.

Lanzado por primera vez en 2016, el iPhone SE es una versión especial que recuperó el diseño del iPhone 5s y más tarde el del iPhone 6 en 2020. Un teléfono móvil «inteligente» de precio reducido para gente que quiere dar sus primeros pasos en el ecosistema de la manzana mordida sin renunciar a unas características de hardware que ofrecen un buen resultado gracias a la optimización de iOS, el sistema operativo de Apple, pues bien es sabido que la relación hardware-software de la compañía es uno de sus puntos fuertes.

El nuevo iPhone SE (2022) repite la táctica: procesador y conectividad actuales para tener un rendimiento adecuado, incluso «similar» a lo que podríamos encontrar en los terminales más caros de la firma, pero con un punto que ya no queda bien después de tanto tiempo: su diseño.

Seguir leyendo

Cloud Gaming Catalogue, la web definitiva para saber qué juegos están en Stadia, GeForce Now y más plataformas (y sus detalles)

Llevamos unos meses de 2022 y la situación no es muy diferente a la del 2020 en el terreno de las videoconsolas de nueva generación: cuesta horrores conseguir una PlayStation 5 o una Xbox Series X. Curiosamente, la Xbox Series S, que es la más económica de todas, no tiene problemas de abastecimiento y se puede adquirir por menos de 300 euros, con ofertas bastante recurrentes que ponen los dientes largos. Su problema es que no goza de la potencia de las dos ya mencionadas ni de contar con lector de discos, lo que disuade a los coleccionistas y usuarios que prefieren este formato.

Con la crisis que llevamos arrastrando en la que también resulta muy costoso comprar una tarjeta gráfica relativamente reciente, los servicios de videojuegos en streaming como Stadia o Geforce Now lo tenían todo para triunfar, pero no lo han conseguido. En el caso de Stadia, por la falta de títulos AAA y la pobre estrategia de marketing de Google. En el de GeForce NOW, porque hay que pagar una cuota mensual obligatoria (con la modalidad gratuita te tragas unas colas que dan miedo y la sesión de juego está limitada a una hora) y muchas compañías se niegan a hacer sus juegos compatibles con ella, porque prefieren que los usuarios paguen por el mismo juegos dos veces.

Seguir leyendo

Qué es RCS y por qué Apple se niega a implementarlo en su app Mensajes

Oh, los SMS. ¿Recordáis las abreviaturas indescifrables para hacerlos lo más cortos posible y evitar tener que pagar otro? ¿Y los bonos como Mensamanía? Por no hablar de los anuncios de televisión sobre politonos y sus clásicos «Envía PACO al 777» o similares para cambiar la melodía del móvil por la sintonía del momento. Y pensar que los politonos surgieron a raíz de una borrachera…

Pero los politonos murieron. Y los SMS, aunque vivos, ya no colean tanto. WhatsApp y compañía les han arrebatado el protagonismo. En parte porque hay países como España en los que siguen sin ser gratuitos según el proveedor de red y la tarifa contratada, algo que cuesta entender en pleno 2022 al no ser tan usados como antaño.

¿Desaparecerán los SMS en un futuro relativamente cercano? Sería mejor decir que se adaptarán a los nuevos tiempos, porque hay jugadores importantes que llevan un tiempo trabajando en su sucesor. Un nuevo protocolo que recibe el nombre de RCS.

Qué es RCS, el nuevo protocolo que quiere suceder a los SMS

Diferencias entre SMS y RCS | Automated Dream

RCS son las siglas de Rich Communication Service, un estándar que se lleva desarrollando desde aproximadamente el año 2007 pero que no fue hasta 2016 cuando empezó a «tomarse en serio» con la participación de Google. Fue durante el MWC que se anunció un acuerdo de colaboración entre Google y varias operadoras para implantar este protocolo.

Los SMS, a comparación de los mensajes instantáneos de WhatsApp o Telegram, tienen bastantes limitaciones: número de caracteres reducido (160 por mensaje, pero depende del idioma, por lo que es entre 70 a 160), imposibilidad de saber si ha sido recibido y leído por el otro usuario, y enviar contenido multimedia en forma de imágenes, vídeos, archivos de audio, iconos animados, etc. En los servicios de mensajería anteriormente mencionados podemos enviar lo que queramos siempre que dispongamos de conexión a Internet, y esto también se puede conseguir con RCS.

En otras palabras, RCS es una especie de WhatsApp. No obstante, no se necesita instalar una app adicional para poder usarlo, sino que las operadoras y fabricantes de teléfonos pueden desarrollar las suyas propias e integrar el protocolo. Es decir, que con la propia app de Mensajes de tu smartphone Android, independientemente de si se trata de un Samsung, Xiaomi, Oppo o OnePlus, puedes enviar mensajes «a lo WhatsApp». Las apps que usen el estándar son compatibles entre ellas.

¿Qué pasa si la persona a la que escribo no tiene acceso a RCS? El mensaje se enviará como un SMS. Y no hay nada que temer, porque la app avisará de si la conversación es un Chat («a lo WhatsApp») o comunicación SMS/MMS.

A pesar de que parece maravilloso, RCS tiene algunos inconvenientes: no cuenta con protección de extremo a extremo, por lo que los mensajes que se envíen no dispondrán de una capa de seguridad adicional, y tiene que estar soportado por el sistema operativo y el operador que tengamos contratado.

Esta iniciativa de la GSMA aterrizó por primera vez en España en 2012 de la mano de Movistar. Hace 10 años, joyn, que era la marca comercial bajo la que llegó, era incompatible con una buena cantidad de dispositivos y operadores, pero a fecha de marzo de 2020 tiene el apoyo de Telefónica, Vodafone, Orange y MásMóvil, ofreciéndolo de forma gratuita a sus usuarios.

Su implementación total tomará algún tiempo, pero poco a poco van sumándose más colaboradores interesados en proporcionar a sus usuarios esta experiencia. A excepción de Apple, que parece no tener ningún interés en integrar RCS a Mensajes, y el motivo está en iMessage y las burbujas verdes.

iMessage, la «excusa» y baza de Apple para tener «atados» a sus usuarios

Las burbujas azules y verdes de iMessage | Apple

Octubre de 2011, Apple lanza iMessage en iOS y también en Mac OS X (ahora macOS) en 2012. No es una aplicación independiente: está integrada en la aplicación Mensajes de sus dispositivos. Esto es importante especialmente en los iPhone, que son los principales dispositivos asociados a un número telefónico. En la app Mensajes se envían/reciben SMS y también los mensajes de iMessage, por lo que los usuarios lo tienen todo en un mismo lugar.

Cuando se habla de Apple, hay que pensar que su público está principalmente en Estados Unidos. En dicho país son muy comunes los SMS porque vienen incluidos de manera gratuita en los planes de las operadores de telefonía, algo que no se puede decir, por ejemplo, de España, donde se ofertan sin coste adicional en las tarifas que suelen ser más caras o completas.

¿Qué aplicación usarán los estadounidenses para enviar SMS? Mensajes. ¿Qué aplicación usarán los estadounidenses para enviar iMessage? Mensajes. Apple fue muy inteligente en integrar su servicio de mensajería en la app destinada en sus orígenes para los SMS, ya que iMessage se consolida como una de las plataformas de mensajería instantánea más populares entre usuarios de iPhone, que es una buena parte de la población.

En la app Mensajes nos podemos encontrar con burbujas de dos colores: azules y verdes. Si tus burbujas son azules es porque estás usando iMessage y todo lo que eso conlleva: confirmaciones de lectura, envío de fotografías y vídeos y una mayor seguridad. Las burbujas verdes son para los SMS. Esto ha llevado a una especie de marginación social a las personas cuyas burbujas sean verdes o, dicho de otra manera, que usan Android.

¿Qué ocurriría con la app Mensajes si Apple decide adoptar el estándar RCS? Que las burbujas verdes podrían hacer lo mismo que las azules. Y, entonces, ¿qué motivo hay para seguir usando iMessage o, lo que es lo mismo, comprar un iPhone? iMessage es uno de los pilares de Apple para mantener a sus usuarios en su ecosistema.

Apple no está interesada que iMessage esté disponible para Android porque teme que sus usuarios abandonen sus dispositivos. No es una afirmación sin fundamento: la propia Apple lo ha a raíz del juicio con Epic Games. A Apple le rondó por la cabeza la idea de llevar iMessage a Android por el año 2013, pero una respuesta de correo electrónico de Phill Schiller, director de Marketing de Apple, aseguraba que es una decisión que haría «más mal que bien».

iMessage en Android serviría simplemente para eliminar un obstáculo para que las familias de iPhone puedan darle teléfonos Android a sus hijos.

Es curioso que Apple sea reticente a hacer iMessage multiplataforma y no le haya pasado lo mismo con Apple Music, disponible en Android, o con AirPlay 2, disponible ahora en varias marcas de televisores y que antaño era un aliciente del centro multimedia Apple TV.

¿Tendrá futuro el RCS?

No son pocos los que pronostican un futuro negro al RCS por ser un proyecto fuertemente impulsado por Google. Es cierto que el gigante tiene varios proyectos de mensajería instantánea que han acabado desapareciendo y cayendo en el olvido (y no solo de mensajería instantánea: Google+, Inbox…).

No obstante, RCS no solo está apoyado por Google, sino también por fabricantes como Samsung y muchos proveedores de telefonía alrededor del mundo. Además, que no sea un servicio atado a una única app, sino que los interesados pueden implementarlo en sus propias apps de Mensajería y un día venga integrado «por defecto» en los dispositivos, parecido a lo que ocurren con iMessage, tiene potencial.

No obstante, hay un rival a batir: WhatsApp. El servicio propiedad de Facebook se niega a ceder el trono por muchos pretendientes que lo hayan intentado. No importa que Telegram sea más completo o Signal más seguro: parece que el primero que llega, se queda, y es imposible que caiga a no ser que la líe demasiado. Por mucha polémica que haya generado WhatsApp, sus usuarios se resisten a abandonarlo.

Casi medio año después, el Samsung Galaxy Watch4 todavía tiene asuntos (importantes) que solucionar

Wear OS no estaba muerto, estaba de parranda. Es lo que podría haber cantado Peret si hubiera lanzado su éxito ‘El Muerto Vivo’ en esta época y fuera aficionado a la tecnología. La situación del sistema operativo de Google para smartwatches no pintaba muy bien hasta el lanzamiento del Samsung Galaxy Watch4, el último reloj «inteligente» de los surcoreanos que abandona Tizen por Wear OS debido a la colaboración entre el gigante de Internet y la compañía asiática.

Los números hablan por sí solos. Wear OS, que apenas tenía representación en las gráficas de cuota de mercado de wearables, ha aumentado un 325% en el tercer período de 2021. Ha pasado de un 4% en el segundo trimestre de 2021 al 17% en el tercer trimestre del mismo año. Un hecho sin precedentes. Además, Samsung ha conseguido arrebatarle el puesto a Huawei como segunda marca, quedando solo por detrás de Apple, según el informe de Counterpoint Research.

El Samsung Galaxy Watch4 es un dispositivo atractivo que incita a colocarlo en la muñeca y toquetearlo a fondo para descubrir todas las posibilidades que nos ofrece Wear OS. Sobre todo si se tiene un smartphone Samsung, que son los teléfonos móviles «inteligentes» con los que mejor se integra debido al ecosistema que los surcoreanos están creando y que permiten acceso a todas sus funciones.

No obstante, el Samsung Galaxy Watch4 es un producto que está lejos de ser perfecto, y que casi después de seis meses de su lanzamiento todavía tiene aspectos que mejorar, y algunos de ellos son muy importantes.

¿Dónde está Google Assistant?

Uno de los pilares del ecosistema de Google es Google Assistant. El asistente de voz está disponible en una amplia variedad de dispositivos, desde altavoces conectados hasta televisores, pasando por smartphones y llegando a los smartwatches. Es uno de los puntos fuertes de la compañía y que está disponibles en los relojes con Wear OS… menos en el Samsung Galaxy Watch4.

Una de las principales dudas antes de la presentación del dispositivo era si tendría Google Assistant. Parecía lógico pensar que el Samsung Galaxy Watch4 lo integraría porque funcionaría con Wear OS, pero no fue así. Samsung optó por Bixby, su propio asistente, el cual no es muy querido por la comunidad. Puede que para tareas simples como consultar el tiempo, llamar a un contacto o iniciar un temporizador sea funcional, pero poco más.

Si bien el funcionamiento de Google Assistant en los relojes con Wear OS no ha sido el mejor, con características que han estado «rotas» durante meses, se pueden controlar accesorios domóticos compatibles con el asistente, véanse luces, enchufes, televisores, enviar contenido a Chromecast, etc.

En teoría, Samsung y Google están trabajando para que Google Assistant llegue al Galaxy Watch4. ¿Cuándo? Nadie lo sabe. Es una pregunta recurrente en Reddit y foros. Hay quien piensa que no estará disponible hasta que la actualización de Wear OS 3 esté disponible para más dispositivos, ya sean el Fossil Gen 6, el reciente Skagen Falster Gen 6 o el TicWatch Pro 3/Ultra, porque todavía no está listo para su lanzamiento.

Para los que no pueden esperar, existe una forma no oficial de instalar Google Assistant en el Samsung Galaxy Watch 4. Eso sí, no me hago responsable de posibles daños y pérdidas. No es un proceso demasiado complejo y no es la mejor experiencia, pero a los usuarios que les gusta cacharrear pueden ser curioso e interesante.

Unas mediciones del ritmo cardíaco y sueño más precisas, por favor

Mucha gente ya no busca solamente en los smartwatches recibir las notificaciones de su móvil en la muñeca, sino que quieren también llevar un registro de su actividad física diaria. Seas o no deportista, un recuento de los pasos, una estimación de las calorías consumidas y un gráfico con el ritmo cardíaco son algunas de las características que se buscan con estos wearables.

Samsung no es nueva proporcionando estos datos. Su plataforma Samsung Health da a los usuarios un resumen de esta información y algunos datos más, como el sueño, nivel de estrés, tensión arterial u oxígeno en sangre. ¿Pero qué sentido tiene si los resultados no son fiables?

El Samsung Galaxy Watch4, a primera vista, es un dispositivo capaz de mostrar información bastante interesante relacionada con la salud. Uno de sus puntazos frente a la competencia es el nuevo sensor de composición corporal, con el que se puede medir el Índice de Masa Corporal (IMC), la masa ósea o el agua sin necesidad de una báscula. Sin embargo, más vale coger los datos con pinzas. Y no solo estos.

Solo hace falta darse una vuelta por los foros de Samsung o de Reddit para ver cuántos hilos hay de usuarios quejándose de que las lecturas del ritmo cardíaco y las mediciones del sueño son de todo menos precisas. No es que sean desproporcionadas, pero dejan que desear. Si bien es cierto que los sensores de muñeca que integran los smartwatches no son tan fiables como las bandas de pecho u otros aparatos, está el ejemplo del Apple Watch, casi a la par que la Polar H10.

Curiosamente, Samsung, a lo largo de octubre-noviembre, liberó una actualización de software con muchas novedades, entre ellas un algoritmo mejorado del ritmo cardíaco. Hubo mucha expectación y la esperanza de que solucionara los problemas de mediciones irregulares y fallos a la hora de encontrar el pulso. Tristemente, lo que hizo la actualización fue reducir la cantidad de tomas de pulsaciones para que no fallara tanto.

Respecto al sueño: bienvenidos al frecuente cero/pocos minutos de sueño profundo. El reloj da una puntuación basada en el tiempo de sueño real y los minutos/horas en los que se ha estado en cada fase (despierto, REM, ligero y profundo). La cantidad de sueño profundo que analiza tiende a la baja en muchos usuarios, lo que repercute en puntuaciones pobres que apenas llegan al aprobado (50 puntos de 100).

… Y las bandas de pecho en Samsung Health

A pesar de que los smartphones de Samsung tienen Android y, por tanto, Google Fit, sus wearables se sincronizan con Samsung Health, su propia plataforma de salud. Para usuarios que buscan un servicio sencillo de usar e intuitivo, Samsung Health es útil, pero la app para los smartwatches con Tizen y ahora Wear OS tiene una asignatura pendiente: las bandas de pecho.

Aunque Samsung permite sincronizar accesorios con Samsung Health desde el smartphone para iniciar actividades deportivas o de salud, en relojes es imposible. Este punto está muy relacionado con el anterior: si el sensor de muñeca no proporciona mediciones fiables, al menos que los usuarios interesados en el deporte puedan sincronizar bandas de pecho.

La app de Google Fit y otras como Adidas Running son compatibles, pero los accesorios no se sincronizan a nivel de sistema como en watchOS de Apple, sino que la app tiene que soportarlo. Y Samsung Health no los ha soportado nunca, y no tiene pinta de que los vaya a soportar en un futuro, así que hay que tirar de Play Store y encontrar una aplicación de entreno que nos guste y que sea compatible con bandas de pecho.

Incluso el Huawei Watch GT 3, que es uno de los smartwatches con mejor medición de ritmo cardíaco, ha recibido actualización de HarmonyOS para que los usuarios puedan soportar bandas de pecho. Así que no es una limitación de hardware, sino que con una «simple» actualización Samsung podría añadir la característica.

Actualizaciones de software más universales

Acostumbro a visitar la comunidad de Reddit dedicada a los Galaxy Watch (r/GalaxyWatch) para conocer cómo usan los usuarios sus relojes, cómo los personalizan, fallos que encuentran y sus inquietudes/consejos. Cuando aparece una nueva actualización de software, la comunidad se convierte, literalmente, en un festival de capturas de pantalla mostrando que ya la han recibido para instalarla y comentarios de «¿alguien sabe cuándo llegará a (insertar país)?», «¿solo está disponible para los modelos Bluetooth?». Y así durante unas semanas.

Samsung lanza sus actualizaciones de software de manera escalonada. Es cierto que una vez llega a un país europeo, raro es que no llegue a todos (o casi todos). Pero el mundo es muy grande, y hay que hacer divisiones entre modelos Bluetooth y con LTE, o si son de algún operador concreto. A fecha de escribir estas líneas, los modelos Bluetooth han recibido más actualizaciones que los LTE y las tienen disponibles antes. La de los LTE se libera aproximadamente un mes después. No es justo.

Básicamente, mejoras en salud

Aparte de Google Assistant, las principales quejas de los usuarios con un Samsung Galaxy Watch4 (entre los que me incluyo) están relacionadas con sus capacidades de salud y actividad física. Es un dispositivo que se vende y anuncia como un producto para entrenar y registrar nuestros datos vitales, pero no lo hace del todo bien. Y si Huawei y Apple han conseguido dotar a sus relojes «inteligentes» de mediciones del ritmo cardíaco y soporte para bandas de pecho, Samsung también debería poder.

No obstante, no son problemas nuevos. Los fallos en las mediciones se llevan sufriendo desde hace años. Anteriores smartwatches de Samsung ya fallaban con este apartado, y las actualizaciones de software que prometían mejoras en este apartado no solucionaron nada. No es que el Galaxy Watch4 sea el primer reloj de Samsung y una prueba de concepto: han tenido varios años para poder pulir estos apartados.

Entradas siguientes »

© 2024 101 Circuitos

Tema por Anders NorenArriba ↑