Hay una petición que acompaña a los productos de Apple desde hace años: que cuándo lanzarán una versión de X dispositivo más barata para usuarios con bolsillos ajustados. Y la respuesta suele ser siempre la misma: nunca. A excepción, si se puede considerar barato, del iPhone SE, el que es el smartphone más accesible del catálogo de la compañía.

Lanzado por primera vez en 2016, el iPhone SE es una versión especial que recuperó el diseño del iPhone 5s y más tarde el del iPhone 6 en 2020. Un teléfono móvil «inteligente» de precio reducido para gente que quiere dar sus primeros pasos en el ecosistema de la manzana mordida sin renunciar a unas características de hardware que ofrecen un buen resultado gracias a la optimización de iOS, el sistema operativo de Apple, pues bien es sabido que la relación hardware-software de la compañía es uno de sus puntos fuertes.

El nuevo iPhone SE (2022) repite la táctica: procesador y conectividad actuales para tener un rendimiento adecuado, incluso «similar» a lo que podríamos encontrar en los terminales más caros de la firma, pero con un punto que ya no queda bien después de tanto tiempo: su diseño.

Seguir leyendo